En estos momentos de incertidumbre y sufrimiento globales queremos que resuene nuestro ideario, y poner en valor nuestra apuesta por una cultura de paz que está más vigente y es más necesaria que nunca:

C.8. Como movimiento que pretende la educación integral de las personas en el seno de una sociedad conflictiva, hacemos una apuesta clara y necesaria por el derecho a la vida y los derechos humanos, denunciando y oponiéndonos a cualquier acto que suponga una violación de éstos. De igual manera, entendemos y apostamos por los derechos colectivos de los pueblos, así como por la no violencia como medio de resolución de los conflictos.
EE apuesta por la tolerancia, el respeto a la diferencia, la escucha, el diálogo y el consenso, entendiendo la paz como estado de igualdad y desarrollo equitativo; como camino para la consecución de una sociedad en la que el impacto de los desajustes estructurales y formas de violencia inherentes a éstos sean menores.

En un clima como el actual, animamos a nuestros grupos a abordar la situación desde una visión crítica con la información que nos llega y los hechos que ocurren en el mundo, manteniendo la sensibilidad ante las injusticias, ante la violencia, ante la discriminación y ante la explotación. La sociedad necesita más que nunca que sigamos insistiendo en nuestro modelo de educación integradora, basada en la aceptación individual de las personas, independientemente de su origen, ideología, religión o capacidades. Por eso, una vez más, nos ponemos manos a la obra en lo pequeño para construir un mundo mejor.

“Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” Mt 5, 9

Partekatu!